Posts Tagged ‘invierno’

Cómo cuidar la piel y el cabello durante el invierno: El Cabello

Para finalizar nuestra serie de artículos sobre el cuidado de la piel y el cabello en invierno, te traemos los mejores consejos para  poder lucir un cabello sano y hermoso durante esta estación.

Cabello: brillante y sedoso

El cabello no sufre tanto por el frío, si no más bien por la sequedad de ésta época del año. Ya que cuanto menos humedad haya en las fibras contenidas en el interior de cada pelo, más se separan se deterioran o rompen las escamas que forman la capa exterior o cutícula del mismo. Esta falta de cohesión en las escamas de la cutícula capilar hace que los cabellos se enganchen entre ellos, lo cual produce a su vez una fricción mediante la cual el cabello se maltrata constantemente y se seca aún más. Si a eso se le suma la electricidad estática, mucho más frecuente en los meses invernales, el efecto se potencia. Particularmente molesto es que una vez que aparecen estos daños mecánicos no son fácilmente reparables. Primero el pelo se vuelve opaco y se tiende a enredar, luego desarrolla puntas partidas, y puede llegar inclusive a romperse.

Por lo tanto, en primer lugar hay que ocuparse de reparar inmediatamente las pequeñas lesiones del cabello. Esto es tarea para los ingredientes activos especiales contenidos en champús, acondicionadores y cremas protectoras Anti-Frizz, que gracias a su carga eléctrica se anclan a los sitios dañados de la cutícula capilar y la alisan sistemáticamente, lo que evita daños mayores.

Además, para que el pelo no se enrede o despeine a causa del viento invernal  deberíamos tratar de protegerlo siempre que podamos con un gorrito suave.

Finalmente, puedes tomar nota de este tip para cuidar tu cabello mientras está expuesto a ambientes cerrados y con calefacción  como tu casa u oficina: Abre las ventanas regularmente y así recirculará aire fresco. Ya que el mejor remedio natural contra el pelo electrizado es la humedad.

Cómo cuidar la piel y el cabello durante el invierno: Las Manos

Esta semana te ofrecemos los mejores consejos para cuidar tus manos y protegerlas del frío invernal.

Manos: lucha contra los dedos helados

Las manos al igual que el rostro están permanentemente expuestas al viento, los cambios de temperatura y los rayos UV. Sin embargo, a diferencia del rostro, las sometemos mucho más a condiciones física y mecánicamente estresantes (como por ejemplo fregar la vajilla), pero les dedicamos menos cuidados. Esto, aunado al seco y frío aire invernal, puede hacer que la piel de las manos se agriete causando mucho dolor. ¿Qué nos ayuda a evitarlo? En primer lugar colocar al lado del fregadero y/o el lavabo una crema hidratante y, consecuentemente, aplicarla después de que nos lavemos las manos. Los productos más recomendamos son aquellos que contienen aceite de jojoba o manteca de karité (sheabutter), ya que estas grasas de origen vegetal son especialmente efectivas para combatir la sequedad en las manos. Como tips SOS recomendamos además aplicar por las noches mascarillas de manicura bajo guantes de algodón, acudir a tu centro de estética para darte baños de parafina tibia y para la piel especialmente afectada – por ejemplo la cutícula – hacerse masajes con bálsamos labiales.

Cómo cuidar la piel y el cabello durante el invierno: Los Labios

Siguiendo con nuestra serie de consejos sobre cómo cuidarte en invierno, esta semana te proponemos lo siguiente para mantener tus labios en perfecto estado.

Labios: presume de una boca apetecible todo el invierno

Los labios requieren una atención más compleja. La piel de los labios no tiene prácticamente glándulas sebáceas ni sudoríparas, sin embargo tiene muchísima sensibilidad al frío y al tacto. Es por ello por lo que todo lo que toca nuestros labios lo sentimos significativamente más. Eso también aplica, por supuesto, a las sensaciones desagradables, especialmente cuando la piel se tensa porque está seca. Como reacción a ésta desagradable sensación tendemos a mordernos los labios o a humedecerlos constantemente con la lengua, pudiendo llegar provocar lo que se conoce como “queilitis” o labios agrietados y ulcerados. Las mejores medidas preventivas a tomar son: utilizar protección UV (sin ella los labios se secan más rápidamente y se vuelven más propensos a las calenturas o herpes labial); aplicar en la boca barritas labiales con alto contenido graso (para mantener la hidratación naturalmente existente en nuestros labios); y autodisciplina para no mordérnoslos. Ah… y no os olvidéis de dar muchos besos ya que éstos estimulan la muy beneficiosa irrigación sanguínea labial.

A %d blogueros les gusta esto: